ALGO DE LA HISTORIA
DE ISLA NEGRA EDITORES

por el Dr. Médar Serrata
Grand Valley State University

Isla Negra Editores, con más de 25 años, es una de las editoriales independientes de más larga trayectoria en el Caribe insular hispano. El sello fue fundado en San Juan, Puerto Rico, en 1992, por el poeta dominico-puertorriqueño Carlos Roberto Gómez Beras (1959) y el artista plástico y poeta puertorriqueño Iván Figueroa Luciano (1958). Algunos años más tarde, y luego de una huelga en la Universidad de Puerto Rico, donde ambos cursaban estudios, Figueroa Luciano se marchó a estudiar a Chicago y Gómez Beras asumió la responsabilidad del proyecto, que ha llegado a convertirse en uno de los principales vehículos de la literatura de la región.


La impronta caribeña de Isla Negra se manifiesta no sólo en la procedencia de la mayoría de los autores publicados por la editorial, sino en el hecho de que los libros son conceptualizados y diseñados en San Juan, y se imprimen, en la mayoría de los casos, en Santo Domingo. Por otra parte, Isla Negra cuenta con una red de distribución académica en Puerto Rico, República Dominicana y los Estados Unidos, y ha logrado acuerdos y coediciones con importantes instituciones de la región, entre las que se encuentran la Editorial de la Universidad de Puerto Rico, la Librería La Trinitaria de República Dominicana, la UNEAC (Ediciones Unión) y, recientemente, la universidad dominicana UNIBE y el Instituto de Cultura Puertorriqueña. Una característica que distingue sus ediciones es el arte de las cubiertas, obras de pintores y fotógrafos vivos cuyas biografías se incluyen en las solapas de portada junto a la biografía del autor.


La idea del proyecto surgió paralelamente con la aparición del primer poemario de Gómez Beras, Viaje a la noche, ganador del Premio Nacional del PEN Club de Puerto Rico. El libro fue publicado por la editorial Publicaciones Puertorriqueñas, donde Figueroa Luciano se desempeñaba como diseñador gráfico, bajo una colección titulada Colección Isla Negra, en homenaje a la casa que Pablo Neruda tenía en la localidad del mismo nombre, en una zona costera de El Quisco, a 45 kilómetros de Valparaíso. En una entrevista con la poeta puertorriqueña Ana María Fuster Lavín, Gómez Beras cuenta que años más tarde descubriría que el propio Neruda había creado una casa editorial llamada Ediciones Isla Negra, que solo llegó a publicar un título. Pero mientras el objetivo del poeta chileno era rescatar las obras de autores olvidados de la literatura de su país, la pequeña editorial creada por Gómez Beras y su amigo se proponía, originalmente, dar a conocer las obras de escritores puertorriqueños de la llamada Generación del 80, que no encontraban cabida en los sellos tradicionales. Desde entonces, Isla Negra Editores ha ampliado su red de acción para incluir autores de otras generaciones y otras latitudes, llegando a configurar un impresionante catálogo que se acerca a los 500 títulos, divididos en once colecciones, y entre los que se encuentran las obras de algunos de los autores más prominentes de literatura contemporánea de Puerto Rico, República Dominicana y Cuba; (además de autores de España, Panamá; y mucha de la obra en español de Georges Ferdinandy, unos de los más importantes narradores vivos de la literatura húngara del siglo 20).


Los autores publicados por Isla Negra han ganado más de cuarenta premios del PEN Club de Puerto Rico, más de quince premios del Instituto de Literatura del Ateneo Puertorriqueño y cuatro Premios Nacionales de la República Dominicana; además, otros recientes por el Premio Internacional de Periodismo sobre Puerto Rico en España y el Best Poetry Book del International Latino Book Award.
La propia editorial ha recibido múltiples reconocimientos, incluyendo el Gran Premio Nuevas Publicaciones por la Feria Internacional del Libro de Puerto Rico (1999), el Reconocimiento a la Promoción del Libro y Autores Dominicanos por la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo (2005); en el 2014 se convirtió en el primer sello caribeño en ser invitado dos veces a la prestigiosa Feria del Libro de Frankfurt, a la que había asistido ya en el 2011. En el 2014 el Kennedy Museum of Art de Ohio University organizó una retrospectiva de 22 años de diseño de las portadas de sus libros, y en el 2015 la Biblioteca de la misma universidad completó la adquisición de todo el catálogo de Isla Negra Editores.


Además de su labor editorial, Isla Negra ha fungido como agente literario en los primeros contratos internacionales de algunos de sus escritores más emblemáticos, como Pedro Antonio Valdez con la Editorial Alfaguara; Reynolds Andújar con la Editorial Norma; y Pedro Cabiya con la Agencia Literaria Carmen Balcells. También, inauguró su colección El Canon Secuestrado con la reimpresión de los primeros libros de Eduardo Lalo, ahora ganador del Premio Rómulo Gallegos.


La Editorial Isla Negra ha asistido de forma ininterrumpida a las 19 ediciones (años) de la FIL de República Dominicana, y ha participado en las ferias del libro de Puerto Rico, Venezuela, Cuba, Guatemala y Serbia; además de haber sido invitada al Salón del Libro de Gijón, al LIBER en Barcelona y la Feria del libro de Hungría. A raíz de su participación en la Feria del Libro de Frankfurt, Isla Negra logra la venta de los derechos de autor al croata de dos libros de su catálogo, ambos por el fenecido académico y escritor puertorriqueño Juan Antonio Rodríguez Pagán, El otro lado de El público de Lorca y Así que pasen 5 años: una propuesta surrealista de Lorca, con los ánimos de la colega editora Sanja Janusic.


Merecen mención especial los tres volúmenes de antologías aparecidos bajo la colección Los Nuevos Caníbales (cuento, poesía y microcuento), fuentes de referencia obligada para los lectores interesados en la producción literaria más reciente de Puerto Rico, Cuba y la República Dominicana, al ser la primera vez en la historia literaria de la región que se reunen en un mismo volumen los trabajos, en estos géneros, de las tres Antillas de habla hispana.

 

 

(Título, autor, ISBN...)

VirtueMart
Su cesta está vacía.